Nada termina para siempre

Todo escritor puede empezar una historia. Siempre tiene alguna idea en mente, algo sobre lo que escribir y algo que mostrar al mundo. Siempre se puede empezar una hoja en blanco, un documento de ordenador o cualquier otro método de escritura, y llenarlo de palabras que formarán una bonita o triste historia.

Pero, ¿y un final? Los finales siempre cuestan. ¿Cómo terminas una historia que para ti no tiene un fin? Los personajes que has creado, sus escenarios, sus momentos y recuerdos, todo va a morir con las últimas palabras del libro. Matarás lo que has fabricado con tu mente y dedos. ¿Será por eso que muchos de los grandes escritores dejan algunos trabajos a medias, por el simple miedo de matar una creación suya?

Mis historias siempre tienen un inicio, pero nunca tienen un final. Y sé que debería crearles uno, finalizar una historia que unos personajes de mi mente han vivido a lo largo de no sé cuántas páginas. Pero me da miedo, ¿sabéis? No quiero terminar ninguna de mis historias porque temo que tras ese final ya no me quede nada sino un vacío gigantesco. No puedo siquiera pensar en qué haré después de terminar alguno de mis muchos libros que tengo empezados. ¿Habrá más? ¿Más historias, más personajes, más mundos?

Pero, como Chuck dijo mientras terminaba uno de sus libros, su último libro, nada termina para siempre. Y que siempre, tras una historia, nace otra que nos transpora a otro lugar, otro mundo, en el que nos quedaremos hasta terminar la novela y ser transportados a otro lugar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s