Viven en nuestras mentes

Por un momento. Pensadlo.

Los monstruos, los espíritus y los demonios que de pequeños nos atormentaban y que con el paso del tiempo fueron transformándose en otros monstruos, otros espíritus y otros demonios.

Esos no viven bajo nuestras camas, acechando el momento oportuno para atacarnos. Viven en nuestras mentes, atacándonos cuando menos nos los esperamos, cuando menos lo deseamos.

Día y noche nos persiguen. Pero por más que lo intentamos, no. No conseguimos darles esquinazo. Y les permitimos que sigan lastimándonos, haciéndonos daño hasta que ya no queda nada por romper.

Los monstruos no viven bajo la cama. Viven dentro de las mentes. Y si no les abrimos la puerta para dejarlos marchar, nos seguirán destrozando hasta que nos maten de verdad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s