Cada noche es igual #textoliterario

– ¿No es un poco tarde para ver la televisión? – oigo en medio del silencio, y doy un brinco en el sofá.

– ¿Tarde? Son sólo las once de la noche.

– ¿Fue a esa hora cuando miraste por última vez el reloj?

Oliver se sienta a mi lado en el sofá y mientras él me rodea con su brazo por los hombros, aprovecho para acurrucarme contra su cuerpo. Miro el enorme reloj de pared que tienen en una esquina y compruebo que son las dos de la madrugada. Ni me había dado cuenta del paso del tiempo.

– ¿Tienes pesadillas? – pregunta, casi susurrando.

– Alguna que otra. ¿Y tú?

– También – suspira.

Nos centramos en los dibujos animados que se emiten en el televisor. Creo que la serie se llama “Hora de aventuras”, pero tampoco me apetece comprobarlo. Me siento tan a gusto en esta posición que no quiero levantarme. Quiero quedarme así durante más tiempo: acurrucada contra Oliver.

– ¿De qué tratan tus pesadillas? – pregunto, fijando la vista en sus ojos verdes.

– De mi novia saliendo de nuestra cama para venir al comedor y ver la televisión.

Sonrío y le beso la mejilla. Llevo tiempo sin dormir, semanas maquillando unas ojeras que ya son imposibles de ocultar. Ya no importa si paso otra noche más sin cerrar los ojos.

Oliver apoya su cabeza sobre la mía y el tiempo parece detenerse. Estoy cansada, con una boba sonrisa en el rostro y con unas ganas tremendas de eliminar las pesadillas de mi mente. Cada noche igual. En cuanto cierro los ojos las imágenes del tiroteo, de las balas rozando mi cuerpo, se reanudan en mi cabeza. Es como revivir el mismo día una y otra vez.

Y aunque Oliver no hable de ello, sé que piensa con frecuencia. Sé que en su cabeza se repite el momento, las heridas, el humo, las balas… Sé que ambos estamos atrapados en ese bucle temporal, y que nos costará salir de él.

– ¿No crees que es hora de apagar la tele e irnos a dormir? – pregunta suavemente.

– Mmmm. Tal vez.

Nos besamos y me lleva hasta el dormitorio. Nos tumbamos en el mullido colchón y sé que cuando cierre los ojos, volveré al pasado, y volveré a ser atravesada por una bala en el hombro izquierdo. Cada noche es igual. Cada noche vuelvo a ser herida. Cada noche vuelvo a morir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s