Reconciliación denegada

No me gustan esas personas que al segundo de la pelea ya están reconciliándose. En serio, ¿a nadie más que a mí le gusta pasar unas horas pensando en lo sucedido? ¿Añorando al otro? ¿Preparando mentalmente un discurso con el que emocionarle? Porque yo lo adoro. Analizar la situación. Añorarle. Pensar en mil y una formas distintas de decirle cuánto le amo.

Un cuervo de alas blancas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s