Una sonrisa

Y eso hice. Salté, como nunca antes había hecho. Descalza, sobre la fría y brillante nieve. Salté, una y otra vez, y cada vez que mis pies me elevaban del suelo, quería repetir. Y para cuando quise darme cuenta, en mi rostro apareció lo más extraño del mundo: una sonrisa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s