¿Qué prefieres? (2) #TAG

¡Hola!

Bienvenidos a la segunda parte del “¿Qué prefieres?”.

Sé que llevo muchísimo tiempo sin publicar nada. Me pilló el mes de marzo de improviso, con muchos trabajos, alugnos exámenes y demás, y luego llegó la ansiada Semana Santa. Así que siento mi inactividad durante todo este tiempo.

Hoy os traigo algo que ha sido fácil de realizar, rápido y divertido. Es la segunda pate del “¿Qué prefieres?”, ese juego donde me hacen preguntas con dos opciones y yo debo elegir sólo una de ellas.

Aquí os dejo el TAG.


  • ¿La pastilla azul o la roja?

La verdad es que he tenido que mirar qué acción iba asociada a cada color, porque como Matrix es esa película que a pesar de obligarme a verla hasta el final no puedo porque me aburre demasiado, pues pierdo el interés.

Yo creo que tomaría la azul. Permanecería en la ignorancia, cierto. Pero, ¿quién te asegura que la verdad es mejor que esa realidad fabricada para engañarnos a todos? Además, soy una persona que teme un poco los cambios, así que yo, personalmente, preferiría permanecer en esa prisión a despertar.

La felicidad reside en la ignorancia.

  • ¿Verano o invierno?

Invierno, forever.

Como he dejado claro en muchas ocasiones, mi estación favorita del año es el invierno por su clima. Yo adoro el frío, el tener que abrigarme con capas y capas de ropa. El congelarme las manos y soltar vaho por la boca cuando camino por las calles.

  • ¿How I met your mother o F.R.I.E.N.D.S?

Aunque la primera me gusta mucho, soy super fan de la serie F.R.I.E.N.D.S. En serio, qué risas me he echado mientras la veía. Y aunque todavía no la he terminado de ver, puedo decir claramente que me gusta muchísimo más que Cómo conocí a vuestra madre.

  • ¿Peter Hale o Derek Hale?

Peter Hale.

Que sí, que Derek es el bueno y todo lo que queráis. Pero Peter mola, y punto.

No sé si alguna vez lo he comentado en este blog, pero yo siento especial admiración por los malos de las películas, libros, series y demás. Y Peter, sin ser exactamente el malo, tiene un nosequé que me atrapaba cada vez que le veía en la serie.

Además, está bueno.

  • ¿Facebook o Tumblr?

Tumblr, muy por encima de Facebook y/o cualquier otras redes sociales.

Descubrí Tumblr en clase de informática de cuarto de ESO y me pareció una red social muy interesante. Y desde entonces tengo mi Tumblr que si pincháis AQUÍ podréis verlo (¿Spam? ¿Dónde?).

  • ¿Javier Esposito o Kevin Ryan?

Kevin Ryan.

Esposito me parece un personaje increíble, muy divertido, con una gran chispa que parece hasta imposible. Pero Ryan es adorable, un amor.

Desde que empecé la serie Castle, Ryan siempre me ha parecido de lo más fascinante. Sin ser el protagonista, por así decirlo, siemrpe me atrapaba.

  • ¿Ciego o mudo?

Buah. Ni lo uno ni lo otro.

Prefiero quedarme muda a no poder ver nunca más en la vida. Aunque de hecho, quitándome las gafas ya me quedo de lo más cegata.

Es que no sería capaz de quedarme ciega, no podría vivir sin poder ver nunca más el mundo en el que vivo.

  • ¿No tener cejas o tener sólo una ceja?

Tener sólo una ceja.

Siendo uniceja, siempre puedo depilarme el entrecejo y hale, no hay que sufrir. En cambio, no teniendo cejas tendría que pintármelas y eso quedaría horrible.

  • ¿Vivir eternamente pero ver morir a todos tus seres queridos o morir antes de los 70 pero habiendo vivido una vida perfecta?

Morir antes de los 70 pero habiendo vivido una vida perfecta.

Lo de la eterna juventud es algo que no me atrae, incluso si no viera morir a mis seres queridos. Creo que hay que aprovechar la vida, ya que, en fin, solo tenemos una. Así que eso de alargarla y dejar que el tiempo corra, como que no.

  • ¿No comer nunca más chocolate o nunca más queso?

Prefiero renunciar al chocolate que al queso. Así de claro.

Y no es que el chocolate no me guste, todo lo contrario, adoro el chocolate (aunque, obviamente, no lo coma cada día). Pero si a mí alguien me priva del queso lo mato, y punto.

Yo soy una persona muy quesera. Me encanta el queso. Cuando viajo y en un bar o restaurante tienen tabla de quesos, no tardo ni dos segundos en pedírmela. Y a la vez, como “recuerdo” del viaje, una de las cosas que me llevo es queso.

Soy demasiado amante del queso. Lo admito.

  • ¿Reir incontrolablemente cuando algo te parezca gracioso o llorar desconsoladamente cuando algo te ponga triste?

Cuando algo me resulta gracioso, suelo reírme un montón, y hasta que no pasa un rato no puedo calmarme con facilidad.

Por lo que, después de esta prequeña explicación, diré que escojo la segunda opción. Creo que llorar es algo muy humano, más que reír incluso. Y no creo que esté mal exteriorizar que estás triste, aunque sea llorando desconsoladamente.

Así que prefiero llorar desconsoladamente cuando algo me ponga triste a reír como una poseída cuando algo me divierta.

  • ¿Hablar con los animales o hablar todas las lenguas del mundo de forma fluída?

Aunque sería una pasada poder hablar con los animales, elijo poder hablar todas las lenguas del mundo de forma fluída. Le encuentro mucha más utilidad.

Además, el tema de los idiomas es algo que me apasiona. Aunque las matemáticas se me daban muy bien y me gustaban (vale, ahora habré quedado como la friki y rara de Internet), escogí el bachillerato humanístico sólo porque quería estudiar latín y griego antiguo.

Mi elección es la segunda opción, poder hablar todas las lenguas del mundo.

  • ¿Oliver Queen o Barry Allen?

Barry Allen muy por encima de Oliver Queen.

Sí, cierto es que con el paso de los capítulos, Oliver se iba volviendo una persona mucho más OK, por así decirlo. Pero es que Barry es todo un amor.

  • ¿Tener en la vida un botón de pausa o de rebobinar?

Sería genial poder poseer ambos botones.

Rebobinar. Pero más que nada porque así podría arreglar las cagadas, cambiar cosas que haya hecho y no me haya gustado hacer. El botón de pausa sólo me ofrece un tiempo extra para pensar qué hacer. Pero pudiendo tirar atrás el tiempo, no importaría no poder pararlo para así pensar con detenimiento las cosas.

  • ¿Ser telequinético o ser telepático?

Tener telequinesis muy por encima de la telepatía.

Eso de poder mover objetos con el poder de tu mente. ¿Os lo imagináis?

Además, yo de pequeña (y no tan pequeña, también) veía la serie Code Lyoko, que ahora no me detendré a explicar de qué iba. Pues yo era super fan de Yumi, y cada vez que la veía luchar contra X.A.N.A. y usaba la telequinesis para lo que fuera, buah, yo lo flipaba, y quería tener ese superpoder.

  • ¿Pasar un año solo en un submarino bajo aguas profundas o pasar un año solo en una nave espacial?

Cuando hacía esta pregunta a algunas personas de mi entorno cercano, todas me respondían que preferían estar en una nave espacial. Bueno, yo no. Yo voy al revés del mundo.

Prefiero pasar ese año sola en un submarino que en una nave espacial. Y es porque el mar siempre me ha parecido un mundo tan grande e infinito que merece ser explorado como dios manda. Y teniendo un año para hacerlo, ¿cómo podría renunciar yo a algo así?

  • ¿Nunca más escuchar una canción o nunca más leer un libro?

Nunca más escuchar una canción.

Sé que cuando leí esta pregunta supe que muy poca gente estaría de acuerdo. Es decir, ¿quién en su sano juicio renunciaría a la música?

Pero yo sí lo haría, y porque los libros, es decir, la lectura, la escritura y todo este mundo, me han hecho ser la persona que soy hoy en día. Quiero decir, si yo no hubiera leído desde pequeña, tal vez ahora mis aficiones serían otras completamente distintas. O no, quién sabe.

Pero estoy completamente segura que renunciaría a la música con tal de no quedarme sin libros que leer.

  • ¿Ser un fantasma o un vampiro?

Un vampiro. Y no sería un vampiro mierda de esos que van al instituto. No, yo sería la mejor.

Bebería cuando quisiera, me tiraría a todo Dios sin pensar en las consecuencias, viajaría un montón.

Un vampiro es la hostia. Tiene todo el tiempo del mundo para hacer lo que quiera sin miedo a ser descubierto o a morir (y eso que unas líneas arriba he dicho que lo de la inmortalidad a mí no me va).

  • ¿Renunciar a tu cumpleaños o a la Navidad?

Renuncio a mi cumpleaños. Creo que esta pregunta también la respondí en algún momento.

No es que mi cumpleaños sea una fecha que no me guste celebrar. Pero es eso, una fecha en la que simplemente añades un año más a tu contador. En cambio, la Navidad es una época que pasas en familia, amigos y demás. No es algo que solo te incumbe a ti, sino a más gente.

  • ¿Tener un chef personal o un chófer personal?

Yo soy muy de caminar hacia todos lados. Si tengo que coger el tren para ir a otra ciudad, pues obviamente cogeré el tren, no iré caminando, pero por mi propia ciudad suelo ir a todas partes caminando.

Pero también adoro cocinar. En cuanto tengo algo de tiempo, disfruto probando nuevas recetas o lo que sea.

Dificil elección.

Elijo tener un chef personal. Aunque me encante cocinar, un chef me preararía suculentos platos que, a lo mejor, yo jamás sería capaz de preparar. Definitivamente, tener un chef personal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s