Café perdido #TextoLiterario

«Te echo de menos».

Esas son las palabras que debería decir en este preciso momento. Pero no las digo.

Está radiante, con sus cabellos chocolateados, ojos grises como las nubes que anuncian tormentas, sus pecas pardas en el rostro.

Una camarera de alta estatura se nos acerca y nos pregunta qué queremos. Ella pide un té de vainilla y canela, mientras que yo me decanto por un café con hielo y unas gotas de Vodka. Se marcha y vuelvo a mirarla.

– ¿Qué? – dice -. ¿Por qué me miras tanto?

– Porque eres preciosa.

Azul se sonroja mientras su boca se transforma en una sonrisa. Es tan guapa que parece imposible.

– Bueno, empieza tú. Ya que la idea del “café perdido” es tuya, te concedo el honor de empezar.

Me río. Cuando se marchó de la academia militar en la que ambos estábamos apuntados no supe nada más de ella. Sin embargo, se marchó habiéndome prometido una cita (vale, es probable que ella no pensara realmente que le estaba pidiendo una cita, sino que más bien le estaba proponiendo de quedar un día para hablar de nuestras cosas). Y ahora que nos hemos reencontrado, delante de su instituto, le he recordado lo del café perdido.

– De acuerdo – digo, y sonrío -. Cuando te fuiste, después de discutir con la comandante Coronado, yo también me peleé con los altos cargos de la academia. Les comenté que no me parecía bien que nos hicieran entrenar con los novatos, pues nosotros ya teníamos cierto nivel.

»Así que yo también me largué. No les parecía bien mi forma de pensar, tan libre. El resto del verano volví a mi anterior campamento militar, donde al menos ahí sí que nos hacían entrenar con gente de nuestro mismo nivel. Y cuando terminaron las vacaciones, pues como todo el mundo, de vuelta a la rutina.

Azul está escuchando, sin dejar de mirarme. Me enamoro poco a poco de sus ojos, de todas y cada una de sus pecas.

– ¿Y tú? Qué hiciste el resto del verano? – pregunto.

Azul se encoge de hombros y parece mirar al infinito. Siempre lo hace cuando está a punto de contar algo sobre su vida: anécdotas, hechos… Siempre mira al horizontes antes de hablar.

– Yo simplemente descansé. Por Dios, ¡llevo toda mi vida entrenando para ser una soldado! Me merezco unas vacaciones – yo asiento y ella prosigue -. Así que me fui a la playa, alquilé una casa de Tarragona y cada día me tumbaba en la arena y me remojaba en el agua del mar. Por fin me sentí libre de responsabilidades, de órdenes que acatar.

Su descanso de 25 minutos está llegando a su fin, por lo que ambos pagamos nuestra consumición y la acompaño hasta la puerta de entrada del instituto. Le cojo la mano y ella entrelaza nuestros dedos. Seguimos hablando sobre lo que hicimos el verano, lo que hacemos ahora, y lo que queremos hacer.

Cuando está a punto de entrar, a punto de desaparecer, quiero decir las cuatro palabras que deseo soltarle desde que la he visto. Pero se me atrancan en la garganta y se quedan ahí.

– Bueno, ¿quedamos otro día? Puedo enviarte un WhatsApp, o puedo enviarte un…

Se pone de puntillas y me besa. Le saco diez centímetros, por lo que yo también cedo y me agacho para que nuestros labios se toquen mejor.

Pierdo el aire, pero si me lo quita ella y además así, puede quitármelo siempre que quiera.

– O también puedes besarme y dejarnos ambos de tonterías – finalizo.

Azul se ríe. Me encanta oír su risa, después de seis meses sin verla ni escucharla. Vuelve a besarme y en esta ocasión yo la rodeo por la cintura con mis brazos, intentando acercarla todo lo posible.

– Te he echado de menos.

Y sé que el verbo que he empleado, el pasado y no el presente, como tenía planeado hacer, es el correcto. Porque no la echo de menos, porque eso significaría que no está conmigo. Y sí lo está.

– Yo también – reconoce, a la vez que juega con uno de sus mechones rebeldes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s